domingo, 4 de junio de 2017

Maldito tendón de un tal Aquiles

“Paciencia y actitud amigos, esa es la clave para mantenernos fuertes ante cualquier obstáculo ”J.

Hace dos días os contaba que me levante con el tendón de Aquiles del pie izquierdo muy inflamado y bastante dolorido.     
Cuando iba al instituto (en mis tiempos mozos) me lesione el pie izquierdo jugando al futbol, sé que os he dicho que el deporte y yo antes no íbamos cogidos de la mano, pero esta fué una de esas venadas que te dan…y bueno, la gracia desencadeno en un esguince de ligamentos por tres sitios distintos…ahí es ná. 
La cosa es que estuve 6 meses con muletas y con una recuperación bastante complicada, más que nada porque a medida que pasaba el tiempo me iban saliendo mas lesiones, hasta el punto de que me tendón de Aquiles estuvo a puntito de romperse. Mucha inflamación y mucho dolor, aunque el recuerdo 
ya queda lejos.

Tiempo después (más o menos 5 años) volví a recaer de parte de esa lesión, empezando con una metatarsalgia, fascitis plantar y tendiditis en el tendón de Aquiles. Duró casi un año, y de ese sí que me quedan recuerdos horribles. Pasé por 4 rehabilitaciones distintas, ya que en la seguridad social, me daban sesiones de 15 días y me daban el alta, cuando iba a revisión con la traumatóloga y me veía, me volvía a mandar de nuevo a rehabilitación…claro entre que me daban cita con el trauma y ésta me mandaba a la fisio, pasaban meses….en el trabajo, al estar de pie, lo pasaba fatal, cada media hora tenía que sentarme en un probador para descalzarme y que me descansara un poco el pie. Todavía no quiero ni pensar en la cantidad de dinero que me deje en plantillas zapatos ortopédicos, cremas, pastillas, tobilleras, cremas…el impacto económico que supone tener una lesión de larga duración con varios tratamientos es una pasada, al menos en mi caso. Estuve de baja varios meses, pasé por las famosas infiltraciones que muchos seguramente conozcáis y que no duelen, si no que te matan en vida (fijaros si tengo buen recuerdo...). La lesión parecía no querer irse nunca, y mi paciencia iba menguando a medida que pasaban los días.


Poco a poco fue remitiendo (pasado casi un año…) debido a la inflamación el hueso del talón se me deformó  aunque tengo que admitir  que no me importa ,estéticamente no se nota mucho y no me ocasiona ningún problema a la hora de calzarme y demás, así que… pasando.
Pues bien, tiempo después ha vuelto a aparecer….y aunque ahora sé cómo tratarla y a lo que me enfrento, no puedo evitar sentirme cabreada.
 Es pesada, muy dolorosa, y muy invalidante, enserio preferiría una y mil veces tener una tendinitis en la mano antes que en un pie, y más en ese tendón que es tan puñetero.
 Llega el verano, el tiempo para poder salir más de casa y hacer rutas, escapadas a la playa, o planes por la noche….¿y me tiene que aparecer ahora???¡¡¡Mira, me cago en to!!!!!


Bueno, pues SUPONGO que no me queda OTRA que tener PACIENCIA (cosa que casi no tengo, ni yo ni nadie que sufre una enfermedad crónica, nótese la ironía...) y apechugar…puede que dure poco, puede que me tire un año muy majo, o puede que al final no sea para tanto (algo que espero enormemente)
No sabemos cómo va a reaccionar nuestro cuerpo con este tipo de cosas, tenemos la “ suerte” de tener una enfermedad inflamatoria que va a su bola y es independentista…así que… de momento el hielo y los tens logran calmar el dolor por la noche, aunque llegue a casa sin tobillo L
Paciencia y actitud amigos, esa es la clave para mantenernos fuertes ante cualquier obstáculoJ.

Os deseo que paséis muy buen fin de semana. Un besazo enorme y mucha ¡¡¡anquilopower!!!