miércoles, 26 de octubre de 2016

Y por fin llegó el día. Descenso Ria de Navia.

Suena el despertador, me incorporo de la cama y el primero en darme los buenos días es mi costado. Llegó el día.

Bajo a desayunar pensando poco a poco en todo lo que se me viene encima y en como digerirlo.Mi madre es la primera en examinar mi cara y darse cuenta de que esta totalmente descompuesta.Desayuno lo que puedo o lo que mi estomago me permite ya que los nervios están ocupando todo el espacio. Después de organizarnos para esta tarde subo a terminar mis bolsas,el traje,las gafas,las toallas...y mi valentía de paso también la meto.

Ya en Navia nos vemos rodeados de nadadores, de risas y cachondeos, del fantástico día soleado que hace, y del entusiasmo que desprenden todas y cada una de las personas que allí están. Me siento muy cómoda y mis nervios han desaparecido del tirón, siento que voy a disfrutar mucho de este día, así que me lleno los pulmones de aire, sonrió y me prometo no quitarme la sonrisa de la cara hasta que me meta esta noche en la cama. 

Hacemos cola para que nos pongan las calcomanias de los dorsales. Es genial ver como la gente joven (muy joven) se involucran en cosas así, y mas genial es, ver las ganas y el entusiasmo con el que lo hacen. Primero empiezan con Juan, dos en los omoplatos dos en los hombros y dos en el dorso de las manos. Cuando me quiero dar cuenta estoy rodeado de 4 chicas que también me empiezan a poner las calcos. Dios, este momento lo llevo imaginando tanto tiempo, mi cara lo debe de reflejar todo, me siento muy feliz.

Empiezan a tocar las gaitas, señal de que ya arrancamos, ahora toca el desfile hacia la iglesia para hacerle las ofrendas a la virgen de la Barca. Juan y yo hemos comprado un ramito de flores para hacer también una ofrenda y de paso dar a conocer lo que es la Espondilitis Anquilosante. Ahora no sé lo que me pone más nerviosa, si nadar esta tarde o tener que hablar dentro de 15 minutos delante de 800 personas...en menudos líos que me meto joe.

El recorrido no puede ser mejor, la música de las gaitas invitan a venirse arriba mientras que el ambiente de felicidad y complicidad te envuelven por completo, entre risas, fotos y olas, el recorrido llega a su fin, me he sentido parte de todo esto, desde el primer minuto en el que rellené la solicitud de inscripción, pero esto, esto es mágico, es una experiencia, es algo maravilloso, sin duda la reina de todas las travesías.

Entramos en la iglesia y ya se respira el nerviosismo, nos colocamos lo más cerca posible del altar ya que todo se colapsa de nadadores. Estoy temblando. Me suelo desenvolver bien hablando en publico pero jo, creo que nunca he hablado delante de tantas personas,"venga tranquila, no es para tanto"

Empieza el acto, hacen las presentaciones de todos los clubs y proyectan unos vídeos sobre la historia resumida del descenso. Se me caen las lagrimas, no lo puedo evitar. Sabía de la grandeza de este evento, pero, de verdad, hay tantísimo trabajo detrás, tantísima implicación. Me es imposible no admirar el duro trabajo que hace toda esta gente.

Llega el momento de las ofrendas. Numerosos clubs hacen ofrendas a la virgen y trasmiten su ánimo a todos los nadadores deseándonos una buena travesía. Si tengo que destacar alguna ofrenda me quedo con la de el club Mastertorrijos, quienes llevaron una pancarta a favor de la lucha contra la E.L.A.
Los plausos simplemente lo dijeron todo.Viajas cientos de kilometros para recordarle a la gente que #laELAexiste...esto, esto es admirable.

Me llaman, es mi turno. Juan decide acompañarme al altar. No dejo de repetirme lo mismo una y otra vez, "Rosa vocaliza, vocaliza" y allí me veo, delante de todas aquellas personas esperando que diga algo sensato...en que líos me meto por dios. Intento recordar las palabras que llevaba ensayando dos días atrás, pero el intento es en vano. Aun así tengo que reconocer que no lo hago del todo mal...
Les cuento que es una enfermedad reumática y autoinmune, que afecta a edades muy tempranas como en mi caso, intento hacerles ver que es una putada pero que también se puede combatir. Les digo que tenía muchas ganas de realizar esta prueba ,que me llevo un año preparando para poder estar hoy aquí, y que intento ser una motivación para todas aquellas personas que sufren esto, para que se den cuenta que con constancia y con ganas todo lo que te propongas se puede conseguir...Me hubiera encantado que cada uno de ellos entendiera lo importante que es este día para mi, que mi vida, gracias a este reto de poder nadar hoy aquí ha cambiado por completo, que soy otra persona por dentro y por fuera, y que la vida, por muy dura que se nos plantee, es preciosa. Pero no tenia ni el tiempo ni el estado para poder constarselo por que estoy segura de que me hubiera puesto a llorar a la primera de cambio. Me quedo con que muchos de ellos ya conocen el nombre de la Espondilitis Anquilosante, y me quedo con la tranquilidad de saber que estoy haciendo algo bueno.
Me aplauden, y mucho, es más, entre los aplusos oigo un "muy bien". Me siento arropada.Veo de lejos a mi madre que se seca la lagrimilla y me sonríe orgullosa de lo que su hija está haciendo. Que sensación más bonita es hacer feliz a otras personas.

Todo termina, salimos de la iglesia y nos dirigimos al lugar donde se celebrará la comida de hermandad cuando de repente, una pareja con sus hijos un poco mas jóvenes que nosotros nos paran preguntandonos si somos de Guadalajara. Vaya que asombro, resulta que ellos son del club de salvamento de Guadalajara y también van a nadar esta tarde. En la prueba de los 5000 ,claro. Pero lo más alucinante de esto, es que la madre de uno de ellos también tiene E.a.

-Buf pues entonces sabes de lo que hablo

-La verdad que si...

Charlamos un ratillo con ellos, nos cuentas que es su 3 año aquí y que les encanta esta travesía, nos advierten que el agua está bastante fría pero que no se lleva mal. Prometemos vernos cuando acabe todo esto.

Llegamos al lugar donde comeremos con otros muchos nadadores, estoy espectante, es la primera vez que estoy aquí como nadadora y quiero absorber todos y cada uno de los detalles que me rodean.
Comemos bien, muy bien. Un plato de espaguetis, dos filetes de escalope (quiero recordar) con puré y de postre un botecito de jalea real. Más de lo que hubiera pensado. Compartimos mesa con un montón de chicos y chicas no mayores de 12 años, todos ellos hablan de las competiciones que han ganado, de las próximas a las que van a ir y les quedan tiempo para retarse los unos a los otros apostando que uno llegara en menos tiempo que el otro.Una comida de lo mas amena :)
Decidimos ir a descansar al césped del parque. Todavía faltan 3 horas y no nos vendrá de más descargar toda la tensión del medio día. Me tumbo boca arriba, miro las pocas nubes que hay, y me medio duermo repitiéndome una y otra vez "esto está pasando".

Hora de irnos, hora de prepararse y concentrarse.

Llegamos de los primeros al punto de salida, ya tengo mi traje puesto y mi amuleto de la suerte colgado. Empezamos a calentar un poco sin apartar la vista del cielo, falta solo media hora y el tiempo ha cambiado por completo. El despejado cielo azul que reinaba por la mañana ha sido cubierto por unos nubarrones negros que amenazan con descargar con fuerza, y para mas colmo se ha levantado un aire frió. Mierda, todo se está empezando a torcer...

Llegan mi madre y mi suegra con una emoción encima que no puede ser mas grande, por detrás mis tíos y mi amiga Lorena. En pocos minutos se  empieza a llenar de nadadores y por lo que veo de todas las edades, hay mucha expectación y se respira un ambiente de nerviosismo que por supuesto, se me pega con mucho gusto. Juan se mete en el agua para probar la visibilidad la corriente y la temperatura, cuando sale del agua le cuesta mirarme a la cara.

- Está fría a que si...

- Bastante.

Creo que ya me ha rematado, ahora si que si, soy toda un saquito de nervios. Mi madre me intenta tranquilizar como puede, le pido una y otra vez que me unte de vaselina en la zona de los riñones, no he contado con lo fría que iba a estar el agua, aun siendo 1100 metros tenía que haber pensado en eso...



Quince minutos.Decido grabar algo antes de tirarme al agua. Estoy muerta de miedo, ya hace frió fuera del agua, así que ahí dentro no me lo quiero imaginar, la idea de que me quede rígida como una tabla cobra cada vez mas fuerza, así que para coger más fuerzas abro el facebook por última vez y os releo una y otra vez. Cada mensaje de apoyo.cada palabra bonita que tenéis hacia mi es...como es posible que sin conocerme personalmente me podáis demostrar tanto cariño y tanta fuerza. Me siento muy abrumada y muy muy querida. Hago un vídeo en directo que empieza muy bien y termina con el miedo reflejado en mi cara, mis lagrimas, y un " nos vemos en la meta" 


Dan la salida a los más peques, así que es hora de activar los chips y meterse en el agua. Me despido de todos, me abrazo a mi madre muy fuerte y me pierdo en ese "estate tranquila, lo vas a hacer bien y no pienses en que no ves el fondo ni esas cosas que se te meten en la cabeza, tu nada ¿vale cariño? nosotros os estaremos animando"
Nos dirigimos a las escaleras y hacemos cola para bajar al agua, muchos de los que ya están allí metidos no  paran de dar voces quejándose de lo fría que está y de paso mencionando algún que otro santo.

-  Rosa, aunque notes que está muy fría el agua no pares de moverte, no pares.

Eso hace que mi cuerpo se ponga en guardia, va a ser una batalla, y de las grandes. La cola sigue avanzando, nos quedan apenas cuatro personas delante, me coloco las gafas bien, cojo aire en un intento de relajarme, "lo voy a hacer joder lo voy a hacer".

Mi pie toca el agua y la primera respuesta que tiene mi cuerpo es de rechazo, pero no me puedo andar con gilipolleces, hay gente detrás de mi que está esperando a que me meta para poder tirarse ella.Voy andando como puedo, a medida que el agua me empieza a cubrir las piernas noto como si un montón de agujas se me clavaran en ellas. Esto no va a ir bien, esta demasiado fría, y estoy segura de que me va a dar hipotermia. Sigo metiéndome hasta que el agua me cubre por debajo del pecho, estoy acobardada, ¿donde coño me he metido? ¿a que he estado jugando todo este año? esto para mi es imposible, es demasiado, me voy a quedar rígida de un momento a otro y voy a hacer el ridículo de mi vida, no puedo de verdad, lo siento pero no puedo.

-¡Rosa que haces!¡NADA!

-Juan no puedo esta muy fría

-¡NADA!

Lo intento, me mojo entera y enseguida tengo que sacar la cabeza fuera del agua, me quita la respiración ,es agobiante. Juan está a mi lado, eso al menos me hace sentir algo segura. Sigo dando brazadas, y de fondo escucho como mi familia nos animan. Lo primero que intento hacer es controlar mi respiración y no atorarme como me pasa siempre, pero mi mente esta demasiado ocupada en mandar señales a mi cuerpo para que no me falle. Sigo nadando con la cabeza afuera, necesito salir del mogollón de gente como sea y necesito que mi cuerpo entre en calor ya.
No paro de oír las voces de mi familia que me animan como locos, oigo la bocina que se ha comprado mi madre esta mañana, le dije que hoy necesita tenerla cerca, así que cuando oyera la bocina sonar una y otra vez sabría que estaba allí y eso me daría fuerzas. La oigo gritarme, con emoción, con alegría, y con esperanza de que lo consiga, pues ella también ha sufrido este año casi tanto como yo.

¡¡¡VAMOS JODER!!! tengo que hacerlo.

Adelantamos a un pequeño grupo  y noto como una corriente de agua mas cálida me azota en el pecho, ahora si, empieza lo bueno. Meto la cabeza y me pongo recta, empiezo a coger ritmo, la respiración se entrecorta bastante así que hasta que me normalizo opto por respirar cada brazada, Juan me deja atrás, aunque cada poco para para ver como voy, sigo nadando, brazada tras brazada me voy hundiendo mas en mi misma, voy muy concentrada, intento que no me entre el agobio pensando en que no veo el fondo,e intento no dejar de mover los pies, que, aunque no lo sienta desde hace rato eso evitará la hipotermia.

Seguimos avanzando y en una brazada, cuando saco la cabeza para tomar aire me encuentro a mi derecha la fachada del casino que da a la ria, no puedo evitar pararme en seco, justo debajo hay una discoteca donde yo empece a salir cuando era más jovencita. Me empiezo a reír como una tonta, y caigo en la conclusión allí parada, que me estoy perdiendo detalles, que no estoy disfrutando de esto como debería, estoy muy seria, concentrada y deseando llegar para que esto pase y no debería de ser así,¿ por que estoy nadando tan deprisa? no estoy compitiendo con nadie joder.
Me pongo en marcha pero esta vez decido bajar el ritmo y quedarme con detalles del camino, es más, cuando estamos a la altura del parque observo que hay un montón de gente mirando a los nadadores, pero ninguno anima ni aplaude en señal de animo y apoyo, así que me permito el lujo de para quitarme las gafas y soltar una de las mías

- ¡Venga hombre animarnos un poco joer que aquí dentro se pasa mu mal!

¿La respuesta? risas, aplausos y ánimos para todos los que seguíamos nadando. Llegamos a la altura del puente, esto se está acabando, sigo sin sentir nada de cintura para abajo y he dejado de mover las piernas, ahora es mi tronco superior el que está tirando de mi. Juan esta a poco metros de mi y se detiene para  que le alcance, entonces paso por debajo del puente, me paro, y me quedo allí mirando y absorviendo cada instante

- Rosa ¿estas bien?






















- Cariño el punte

- Ya se que es un puente ¿que le pasa?

- Que estoy debajo

- ¡Te quieres poner a nadar!


Corrientes mas frías vienen y van sin parar, estamos ya en el muelle, solo nos falta cruzar el espigón y ya estaremos en la recta final, la gente no para de aplaudir y de animar, estoy muy emocionada y también muy fatigada, mi lado derecho no para de resentirse, a cada brazada que doy noto dolor y me cuesta avanzar.
Escucho a mi padre, que no para de gritar "nada rosa, nada" anima más que nadie con su camiseta de caminos anquilosados y su cara llena de orgullo al ver a su hija nadando. Escucho las bocinas, !dios, ya estamos aqui¡. Cruzo el espigón con la cabeza fuera del agua, y me tengo que parar, mi labio inferior empieza temblar, y no es por el frío, es por que estoy llorando.
Lo veo, lo tengo enfrente, la linea de meta esta ahí esperando a que la cruce, señor cuantas noches he soñado con esto y esta pasando de verdad.





-¡ JUAN, JUAN LA META, LA META ¿ LA VES?¡

- !Si, Venga churrin que ya esta hecho¡.

Me deja que avance delante de el, intento nadar como puedo, no paro de llorar y no puedo respirar bien, me paro muchas veces intentando sobreponerme, quisiera ir muy despacio para quedarme con cada detalle pero no puedo.Y es ahí, en esos escasos 100 metros donde me doy cuenta de TODO. Me tiré mucho tiempo pensando que si no lograba llegar a la meta, todo por lo que he estado trabajando no serviría para nada. Me agobié, incluso me obsesioné con llegar y cruzar, pero no valoré lo que realmente era importante, mi trabajo, mi esfuerzo y superación, MI SACRIFICIO.

Daba igual si llegaba o no, había creado algo para que la gente con E.A se sintiera identificada con alguien con su mismo sufrimiento. Diariamente intentaba animar a las personas que me seguían a que se echaran al agua, a que hicieran ejercicio para poder encontrarse mejor. Intentaba con mis tonterías hacerles reír para que tuvieran un poco de consuelo en sus días grises. Quería que no se sintieran solos, que entendieran que, aunque esto que nos ha tocado es una putada, no es el fin.
Me acorde de los mensajes que muchas veces me sacaban las lagrimas, de esos mensajes dándome las gracias, o de las largas conversaciones que mantenía con algunos en busca de un consuelo. Me acorde de Oscar, de Pedro, de Maria Gonzalez, de Manuel Rubio, de Lucia Ramos, de Louis mijiel de Ximena de Rosalina... de todas esas personas que durante un año me han estado apoyando en esto.

Voy a tocar la meta por vosotros, por esta mierda que nos ha tocado llevar a cuestas para el resto de nuestros días, para que sepa que no me va a frenar ni siquiera el mayor de los brotes, voy a tocar por tus caderas Óscar, o por las lumbares de Manuel, por los días de mierda de María, por la desesperación que lleva tener un dolor constante día y noche, mes a mes, año tras año. Por lo dura que es esta enfermedad, por como me hace sentir a veces, por mis dolores, por mis lagrimas, por lo limitada que me siento en ocasiones y lo frustada en otras, por todos vosotros y por mi... LEVANTO MI MANO IZQUIERDA Y TOCO LA META.. y descanso por fin....

Lloro, río e intento no ahogarme. Me ayudan a salir del agua ya que mis piernas no van conmigo desde que me tiré en la salida. Me tengo que tumbar, estoy mareada y todo me da vueltas, a mi alrededor la gente me pregunta si me encuentro bien, pero no se ni que responder. Enseguida me traen una manta para hacerme entrar en calor. Necesito pellizcarme para darme cuenta de que lo he conseguido. Permanezco allí sentada hasta que Juan viene a por mi. Intento que mis piernas vuelvan a su ser por que temo ponerme de pie y que no me sostengan.
Después de un rato allí sentada y de los intentos frustrados de la gente de salvamento por sacarme en camilla, decido ponerme de pie y salir de allí.
Mi cabeza esta empantanada, no soy consciente de nada de lo que pasa a mi alrededor hasta que oigo la bocina que mi madre toca sin parar.
Corro hacia ella y me tiro a sus brazos. Es entonces, cuando me doy cuenta de que he cruzado, HE VENCIDO, HE VENCIDO.

-Muy bien cariño muy bien

Quier abrazarlos y besarlos a todos, pero solo me da tiempo a hundirme en los brazos de mi tío chopo y a coger las cosas para cambiarme, ya que nos mandan a la zona de avituallamiento. Cuando me doy la vuelta veo la cara de Juan, una cara parecida a la mía, la marca de las gafas y los labios morados reflejan que el también ha sufrido igual que yo. Le miro y se me caen las lagrimas. Se ha esforzado en hacer esto por mi. Ha entrenado como el que más para compartir este momento tan especial conmigo, para no dejarme sola. Él, mi compañero de camino.Él.




Zona de avituallamiento, nos damos unas duchas para quitarnos la suciedad de la ria y nos vestimos. Cada poco vamos entrando en calor y pequeños calambres me van recordando el esfuerzo realizado por mi cuerpo. Pero no le doy ni la más mínima importancia. Estoy feliz, muy feliz.
Nos dan un bollo "preñao" (bollo de pan con un chorizo dentro) y una cocacola.
Devoro como si no hubiera comido en 3 días, y creo que hasta la fecha,es el mejor bollo preñao que me he comido nunca.
Estoy rodeada de mis amigos y familia, su calor es aluciante, y me hacen ser la chica mas afortunada del mundo,dios no quiero que este dia se acabe nunca.

El olor a sidra,a empanada y bollos,los abrazos de mi gente...no me hace falta nada mas para ser feliz,me siento completa.

Todo ha pasado muy deprisa,y eso me hace tener un sabor agridulce,me hubiera gustado quedarme con mas cosas, pero tengo que entender que es mi primera vez aquí. Se donde he fallado, lo que tengo que corregir para seguir avanzando,y lo mas importante,mi cabeza la tengo que preparar muchísimo más, aun así,haber conseguido esto es....impresionante.

Hecho el ultimo vistazo a mi alrededor, miro a los nadadores, y  me pierdo en sus abrazos y sus sonrisas, en sus caras de satisfacción, en sus cuerpos preparados para tanto esfuerzo. Miro a mi familia y amigos que han estado apoyándome en todo momento,la cara de mis padres, llena de orgullo...miro a Juan, a sus labios por fin rojos y no morados por el frió. Cojo la medalla con mi mano,suelto un pequeño sollozo, y mirando a mi pueblo le doy las gracias a todos y a todo por este día, gracias, gracias y gracias. Esto, hasta la fecha, es lo mas bonito que me ha pasado.

 Si, lo he lo he logrado...he nadado el Navia.










Salida 1100 m

Salida 1100m









Ofrenda a la Virgen de la Barca
Ofrenda en la iglesia













                                          




                         



                                 Agradecimientos:


 Queria daros las gracias a todos los que durante este año me habeis estado apoyando y dando fuera.Soy muy afortunada por tener a gente como vosotros.
A mis tíos, isa y chopo, que estuvieron al pie del cañón durante toda la travesía y me recibieron con su calor en la meta. A mi prima y ojito derecho Lucía, que también animo y estuvo ahí. A mis suegros que no se quisieron perder el momento del año y se desplazaron con nosotros a Navia. A mi padres por ser fuente de vida, ejemplo y orgullo,por no dejarme caer ningún día y sobretodo ese día. A mis amigos que estuvieron conmigo, Lorena, Alberto y Olaya, por sus videos y fotos dándonos animo, y por su calor que durante tantos años persiste.A la organización amigos de la ria de Navia por hacer posible años tras año esta maravillosa travesía. Admiro vuestro trabajo y dedicación.

Y a ti, querido lector, gracias por leer esta entrada que tan humildemente escriben mis dedos, gracias por compartir esto y por perder un poquito de tiempo en leer el sueño de una chica de 26 años con E.A a la que esto, le ha cambiado la vida :) GRACIAS, SIEMPRE.


                                  Rosa