martes, 26 de julio de 2016

Siempre hay una primera vez

ganar no es tu objetivo,tu objetivo es llegar


Buff no se ni por donde empezar...estoy muy ñoña y con nada me pongo a llorar. Pero si, lo he conseguido.

Que raro y difícil ha sido todo estos últimos días, desde la travesía hasta la dura recuperación.

Fin de semana en Zaragoza para poder hacer turismo y de paso poder distraerme un poco.Visitamos los lugares típicos, comemos helado y nos perdemos por sus calles. Por la noche nos hacemos parte de la gente que hay por el tubo (lugar que tienes que visitar para tomarte algo,si o si) incluso me hace algo de gracia ver a mis padres como dos adolescentes agarrados de la mano sintiéndose parte de la noche. Ya en el cena empiezo a pensar en  todo lo que va a ocurrir el día siguiente,y es inevitable que mis tripas se retuerzan de los nervios, mientras intento que el pánico no se apodere de mí no dejo de repetirme una y otra vez "toda va a salir bien,todo va a salir bien".La noche la paso como puedo, me despierto un par de veces con la sensación de haberme dormido, y con el pensamiento de que quedan pocas horas.

A la mañana siguiente el despertador suena a las 7, bajamos a desayunar y es entonces cuando mi cuerpo se acongoja.Intento desayunar algo, pero por mas que fuerzo el estomago es imposible, !con lo que a mi me gusta desayunar! Dos tilas y una tostada es todo lo que me meto en el estomago antes de salir del hotel. Ya de camino los nervios van a ratos, y cada vez que el gps se va acercando más se me hace imposible, por suerte no tengo ningún tipo de dolor, mi sacro esta bien,y mi costado que tanta guerra me ha dado parece adormilado con tanta pastilla.

Al llegar vi como un montón de nadadores esperaban una cola para recibir el gorro y las instrucciones de salida,al bajarme del coche pude respirar el ambiente de una travesía, los nadadores charlando y riendo, unos contaban historias de travesías anteriores, otros se sacaban fotos para tener un bonito recuerdo, y mientras yo como una niña que no ha salido nunca de su casa miraba entusiasmada todo aquello. Me pareció grande, muy grande, ellos al igual que yo llevan tiempo entrenando y preparándose para estas fechas otros llevan muchos años nadando en aguas abiertos y son como una enciclopedia de la natación, en ese momento me convertí en una esponja que quería absorber y absorber  todo lo que ellos decían. Fué en ese momento cuando mis nervios desaparecieron.

Me quede de las últimas esperando a que los de protección civil nos subieran a la presa (punto de salida) mientras me terminaba de preparar, el traje, gorro y chanclas y mi madre entre parón y parón aprovechaba para darme achuchones y ánimos.

Camino de la presa ya en el todoterreno, coincidí con dos personas a las que me alegro haber conocido, Roberto y su hijo Marco.



Roberto no dejo en ningún momento de tranquilizarnos, me contó cosas acerca de las corrientes, que hacer si me cansaba,y sobre todo me animaba a disfrutar de la travesía. Tiene mucha experiencia en aguas abiertas,vamos de esta gente que se echa a nadar y no para. Eso y su super flotador naranja me tranquilizaban mucho,ademas su hijo era la primera vez que nadaba en aguas abiertas igual que yo,así que me animé a ir con ellos para no nadar sola.




Últimos momentos antes de la salida, a mi alrededor todo son risas y buen rollo, es imposible no contagiarse, me encuentro tranquila, solo tengo ganas de meterme en el agua y nadar.Pienso mucho en Patri (mi entrenadora) y en no fallarla.

 













Ya con el agua por la cintura no hay vuelta atrás, Roberto nos dice que vayamos delante marcos y yo el ira detrás nuestra,"vale venga" pienso,"al lio"

Dan la salida, todos salen a piñón, Rober Marcos y yo esperamos a que el gentío disminuya un poco para poder salir, sabemos cual es nuestro objetivo, con llegar y disfrutar es más que suficiente.

-!Venga Marcos, Rosa va¡. Cuando me quiero dar cuenta Marcos ya esta nadando."rous, ahora o nunca" pienso y seguido me tiro al agua, las primeras brazadas las doy con la cabeza afuera, necesito saber en que dirección voy por que entre la gente nadando el chapoteo y que ya no hago pie no tengo buena visibilidad. Veo como Marcos sale disparado y su padre se preocupa de que haya empezado muy fuerte, así que comenzamos a seguirle. Meto la cabeza y doy la primera brazada. Es entonces cuando me doy cuenta de que no es mi piscina, y de que no son las condiciones a las que estoy acostumbrada a nadar.Tengo la necesidad de sacar la cabeza una y otra vez, esto me hace parar y me carga muchísimo los hombros. Detrás de mi Roberto me pregunta si algo va mal,

-¿Estas bien rosa?

-Si, es solo que me da un poco de claustrofobia no ver el fondo

No hace falta mucho más, intento nadar como puedo, pero  con cada brazada mi cuerpo se niega a hacerme caso, es como si mi mente no me dejara meter la cabeza bajo el agua y nadar bien.
Al minuto Rober me dice que pierde de vista a Marcos,así que con mucha pena le digo que tire el, con un poco de suerte luego les alcanzaré, aunque en el fondo sabia que no iba a terminar la travesía con ellos.

Necesito pararme, habré nadado como unos 300 metros nada más,y mis hombros están apunto de reventar, oigo a juan gritar una y otra vez "!no te pares,sigue nadando¡" pero pese a eso me es imposible. Me pongo a llorar como una idiota, y maldigo una y otra vez el día que decidí hacer todo esto, me cagué en todo lo que hay a mi alrededor, en mi y mi puñetera cabeza por no dejarme nadar tranquila. Estaba cansada y me estaba entrando un ataque de ansiedad. Al segundo tenía la lancha de los bomberos a mi lado preguntándome si estaba bien y si quería que me sacaran. Entre sollozos solo pedí agarrarme un segundo al tirador y poder coger aire. Me bastaron dos respiraciones bien profundas, una de "lo puedes hacer" y otra de "te están esperando en la meta"

-Voy a continuar,gracias.

"Venga rosa esto ya lo hemos ensayado antes,brazada brazada respiro,brazada brazada respiro, eso es, muy bien, vamos joder"

Cojo a los dos últimos, una chica y un chico, decido ir con ellos, me da tranquilidad ir acompañado de alguien su ritmo es mas lento pero no me importa, más tarde o más temprano llegaremos. Ya me encuentro más tranquila, el pensar que mis padres me estarían esperando me ha ayudado a nadar con ganas, pero veo que ellos lo pasan un poco mal,así que no dejo de gritarles que ya queda menos, que la boya amarilla esta muy cerca y que lo estamos haciendo muy bien. Seguimos nadando y cuando alcanzamos la curva para llegar a meta me encuentro con un montón de sensaciones y recuerdos que pasan de forma tranquila por mi cabeza ,me acuerdo de mis compañeras de trabajo, que tanto y tanto me han animado estos días, me acuerdo de mis amigos de Asturias y de la ría de Navia. Imagino como será cuando cruce la meta, si Marcos Y Roberto han llegado bien y como será sentirse satisfecho por el trabajo realizado.

Empiezo a oír música,me paro,me quito las gafas y veo el gentío de la gente que ya ha llegado y lo celebra."Esto está chupado"

-¡Venga chicos que ya estamos aquí va! ya está hecho,solo un poco más.

-Dios yo creo que no puedo eh

-!Como que no,venga hombre si está ahí la meta¡

Sigo nadando,me encuentro cómoda, incluso me permito acelerar el ritmo.Noto que avanzo más y esto me hace venirme arriba,la música cada vez es mas fuerte señal de que cada vez estoy más cerca, estoy entusiasmada, lo estoy haciendo muy bien, he cogido buen ritmo y he conseguido que mi cabeza esté centrada en mis brazadas y no en otras cosas. De repente la oigo. Mi madre. Mi chuchi.
Paro, me subo las gafas y percibo a lo lejos mi bata morada hondearse de un lado al otro acompañada de gritos que dicen "venga cariño sigue".Mis ojos se llenan de lagrimas.Apenas me quedan 200 metros para llegar y lo habré conseguido.Me vuelvo a parar y miro hacia atrás, les veo a ellos, mis compañeros con los que he recorrido la travesía,les doy ánimos,el ultimo empujón. 

Line a de meta y veo el fondo,creo que es hora de ponerme de pie y salir del agua,he perdido de vista a mis padres y a juan,pero ahora lo que intento es poder ponerme de pie sin caerme, por que el mareo que te entra una vez pisas suelo firme es alucinante.

Juan se acerca a la orilla para ayudarme a salir, ya estoy llorando (como no), me fundo en un abrazo que parece no tener fin,y los dos nos quedamos allí, abrazándonos y llorando juntos. Al minuto oigo a mi madre que se acerca también llorando (viene de familia,somos muy sensibleros).
Se me ha quedado grabado a fuego las palabras que mi madre me dijo mientras me abrazaba y me quería:"lo has conseguido campeona,has llegado"
No me hace falta nada más.
Lo he conseguido,el primero de tres.










Estoy contenta por haber llegado a la meta, pero a la misma vez me invade una sensación agridulce, lo pase muy mal, y pude haber llegado mucho antes porque físicamente estaba preparada.Pero también quiero pensar que era mi primera vez y que mentalmente no estaba preparada.
Así que me quedo con la satisfacción de llegar y no haberme rendido.Lo hice.Por primera vez no tiro la toalla ante algo que me da miedo.

Luchar.Seguir, y  no rendirse. Ese es el secreto de cualquier victoria,ese es el secreto para hacerle frente a la E.A.



PD: Rober, Marcos si algún día leéis esto ,mil gracias por todo :) hasta la próxima.

















lunes, 11 de julio de 2016

Tengo miedo

Tengo miedo.

Lo confieso, detrás de esa cara sonriente de esa actitud positiva, se encuentra una niña temblorosa por todo lo que se le viene encima.


Hace un año todo parecía imposible y muy muy alejado, hoy a 7 días de la primera travesía todo se vuelve muy grande y cuesta arriba.Tengo miedo y estoy muy asustada.

Para mi todo esto está siendo muy nuevo, me he metido sin saberlo en un mundo que requiere mucha disciplina mucha constancia y mucha concentración, y yo jamas he sido constante, por no hablar del déficit de atención que tengo jajaja

Tengo un total de 3 pruebas este verano: 

  • 17 de julio travesía del pantano de la Tranquera ( Zaragoza) con una distancia de 1500 metros

  • 30 de julio travesía en el pantano de Palmaces (Guadalajara) con una distancia de 1500 metros

  • 7 de agosto descenso de la ria de Navia (Asturias) con una distancia de 2.400 metros.


Las dos primeras son una prueba; quiero ver como me desenvuelvo fuera de la piscina, con el ajetreo de los nadadores a mi alrededor y con la presión que supone para mi no ver el fondo y pensar que algún "pescao" gigante me va a devorar, en plan peli de tiburón pero en el pantano claro.

Pero la última amigos, la última es la que no me deja dormir. Tengo demasiada presión con la ultima.Para mi ese día marca un antes y un después. Me estoy metiendo muchísima presión y se que no es bueno.¿Sabéis que el lo peor que me podría pasar? no llegar...no tocar la meta y ver la cara alegría de mi familia que estará allí viéndome, no oír a mis amigos vocear mi nombre, animándome. Defraudaros de alguna manera a vosotros que os llevo dando un año el coñazo con esta prueba.

No dejo de pensar en como me encontraré días antes de la prueba para poder hacerla, ¿que haré si días antes tengo un brote que me deja doblada?¿o si sigo con el el día de la prueba?

Toda palabra y frase se queda cortar para reflejar tanto miedo.

Es triste decirlo pero creo que es la primera vez en mi vida que tengo miedo a fracasar, y a que los míos, mis padres, mi familia, mis amigos lo vean.

¡Quiero y voy a hacerlo!¡Quiero y voy a hacerlo!¡Quiero y voy a hacerlo!

7 dias...#nomerindo os lo prometo :)




Travesía pantano de la tranquera:



Descenso ria de Navia:

http://rianavia.com/


Travesia pantano de Palmaces:

http://travesiadepalmaces.blogspot.com.es/