lunes, 9 de mayo de 2016

Feliz primer año de tu nueva vida princesa

365 días después...

Con lagrimas en los ojos escribo esta entrada, que  me está costando dios y ayuda poder hacer de una vez.

Llevo una semana metida en mi, llevo una semana apartada de las redes sociales sin subir nada, salvo por la necesidad de subir la foto del último libro que me leí ( libro que por cierto dedicaré una entrada por que me ha tocado demasiado la fibra sensible, y me veo en la obligación de hacerlo ). Estoy apática, aislada de todo, sin querer saber nada de nada ni de nadie, solo mi mente y yo.

Tengo una mezcla de sensaciones bestial y lo único que me consuela es llorar como una niña pequeña. Mi primer año, el primero de una larga cuenta que algún día, como a todos llegará a su fin. Es inevitable recordar todos lo momentos vividos durante un año, las constantes subidas y bajadas de mi cuerpo, las frustraciones del día a día, lo aprendido tras las caídas...365 días dan para mucho.

Estoy en un momento de flaqueza, de esos que te hunden y te hacen pensar que no vas a conseguir nada de lo que te propongas por que tienes algo que tira de ti hacia atrás. A veces pienso que las metas y todo lo que me exijo es demasiado.

Quisiera no ser tan vaga, no quedarme en la cama lamentándome de lo mucho que me duele el cuerpo, o de sentirme sola e incomprendida, quisiera que todo fuera una pesadilla y que los dolores desaparecieran de una vez, quisiera no tener que lamentarme cada vez que llego al trabajo con dolor...un largo etc que parece no tener fin.

Hace un año que mi vida cambio por completo, y debería de estar contenta y feliz por que a pesar de tener una enfermedad dolorosa para el resto de mis días, estoy luchando por que eso no eclipse mi vida, me mantiene en pie el pensar que soy una mujer fuerte, luchadora y soñadora, y aunque en ocasiones la fuerza flaquee y mis sueños se desvíen por un camino que no es el correcto quiero pensar que mi lucha no es en vano, me anima pensar que hay gente a la que mis palabras le sirven de consuelo y de ánimo para seguir adelante, quiero pensar que de alguna manera estoy ayudando en algo.

¿Donde está la chica de años atrás? me pregunto muchas veces.

En  ocasiones me tengo que dar un capón y decirme a mi misma  "¿Rosa donde coño estas? espabila, déjate de tonterías y sigue".Las metas no se consiguen cruzándose de brazos y esperando a que la vida nos lo regale. No. Sé de muy buena tinta que cada esfuerzo en ocasiones requiere un sacrificio bestial, de echo no hace falta irme muy atrás para recordar, hoy mismo, ha sido toda una batalla poder levantarme de la cama, pero aún así, ni me queda otra ni quiero rendirme ante la situación.

Sé que puedo, joder claro que si, puedo y quiero. Atrás quedan esos días en los que la depresión me agobiaba la cabeza, en los que la ansiedad aplastaba mi pecho y en los que mi esperanza de vida se veía atada a una enfermedad. Atrás dejo las noches sin dormir pensando en que me depararía el futuro, días tirada en el sofá muerta del asco con la única compañía del dolor.  No Rosa no, tu enfermedad no eres tú. Tu eres mucho más que eso, tu no puedes dejar que algo así te atrape y te coma, ya no hablo del dolor si no del daño mental que hace el pensar que no lo puedes hacer, eso, duele más que la E.A

Sea como sea, este año ha pasado volando, todo a mi alrededor ha cambiado y aunque los cambios en ocasiones no los lleve muy bien, este me ha servido para darme cuenta de miles y miles de cosas que pasaban diariamente ante mis ojos y no les prestaba atención. Y aunque me gustaría gritarle al mundo que he logrado más cambios y más metas en vida, creo que no es todo correr, ojala pudiera decir que me he sacado el puñetero canert de conducir, o que voy a estudiar algo, pero no, para todo hay un momento y para todo tendré que estar preparada. No tengo ninguna prisa, no sé que pasará mañana, o que me deparara el mundo en el que vivo. Pero sí se algo, y es que pase lo que pase, jamás perderé la fe en mi misma. Jamás.

Gracias, mil millones de gracias por estar ahí durante este maravilloso año, por compartir conmigo aventuras, lagrimas, caídas, risas, experiencias y tantos momentos y conversaciones que nunca olvidaré...gracias anquilosos por esos ánimos que casi a diario recibo, gracias por dejarme entrar y hacerme un huequito en tu cabeza, por hacerme sentir acompañada gracias de verdad. Nos esperan muchísimas más aventuras muchísimo más de todo,juntos y no solos. GRACIAS a mis amigos, los de verdad que están a mi lado día tras día, algunos pese a la enorme distancia los siento como si estuvieran a mi lado en este preciso momento,a mi amiga Ana, que desde el minuto 0 apoyo este blog y me ayudó muchísimo y quiero como la hermana que nunca tuve. A Olaya por compartir siempre el blog. Al que para mi es un hermano, Alberto, pues siempre me cuida como si fuera de su sangre. Carlota y Lorena, que siempre las llevo y me llevan en el corazón. A Estela por su palmadita en la espalda y sus " ¿como estas hoy? A Vanesa por su frase " mañana vamos a la piscina"( alfinal me la tatuo vane ;) ) A los anquilosos que he tenido el placer de conocer a través de Facebook, gracias por vuestros ánimos, comentarios y apoyos. Gracias a Antonio, guerrero de espondilitis que siempre tenía un buen consejo para darme y que desgraciadamente ya no está entre nosotros, Antonio, compañero, cuídanos a todos desde ahí arriba.
Gracias a los pilares indispensables en mi vida,mamá, papa, me harían falta muchísimas vidas para compensar todo lo que hacéis por mi, os amo.
Y gracias a Juan, mi compañero de viaje en la vida.Por su paciencia,sus palabras, su mano y sus masajes que me hacen estar mejor.

A TODOS, GRACIAS ;)                                                                                                  

Feliz primer año de tu nueva vida princesa           
























































































































"La vida es una sucesión de momentos maravillosos"