viernes, 20 de noviembre de 2015

Curando heridas tras la caida




Quizás el secreto está en reír cuando se pueda y llorar cuando se necesite….

Cuesta bastante volver a escribir después de tanto tiempo de parón.

Parón que por cierto necesitaba más que nunca. Me gusta el tiempo que transcurre entre la recuperación emocional y el estado de “normalidad” porque en ese transcurso de tiempo me doy cuenta de muchísimas cosas que paso por alto. Reflexiono, y de alguna manera me hago más fuerte. En muchas ocasiones os he dicho que llorar no el malo, que tener días de bajón es algo normal para cualquier persona y que no es un signo de debilidad. Todos, repito, todos, necesitamos en muchos momentos parar, coger aire, soltarlo, mirar al frente, volver a llenarte los pulmones de aire, y seguir caminando.
Hay gente cercana a mí que me dice no entender por qué parece que hago un mundo de esto si al parecer llevo una vida normal como la de cualquier otra persona, y es que parece que te tienen que ver casi agonizando para que puedan cerciorarse que te encuentras mal, otros me dicen que soy en ocasiones un poco antipática o que no tengo gracia ninguna, será porque en esos días en los que no me apetece sonreír es debido a los dolores de espalda y cadera que tengo o simplemente porque hay días que mi cuerpo se ve limitado en movimiento, y esto ya no afecta a lo físico, sino a lo psicológico.

 Me preguntaron antes de ayer que me gustaría hacer en un futuro, y me limite a contestar que solo quería vivir .Creo que todos tenemos un camino en la vida. Podemos darle la forma que queramos, decorarlo o llamarlo como nos apetezca, pero el camino va a seguir siendo el mismo que está escrito. Para algunos se cortará antes de lo previsto, para otros no será de su agrado, otros ya lo tendrán planificado y a medida. Otros sufrirán a lo largo de este, y la mayoría no apreciarán lo que día tras día caminan. NO se pararán a mirar de que esta hecho su camino, no se percatarán de los pequeñas flores que lo adornan y seguro que ni le darán importancia a saber como andan…Somos tantos millones de personas en este mundo, tantos millones de personalidades y de caracteres distintos, tantos y tantos caminos….es imposible llegar a entender a todos.

Soy consciente de que mucha gente que hay a mí alrededor no me puede entender, que no entiende o no ve de la manera en la que yo veo el mundo. Que no comprenda que para mí los pequeños detalles son lo más grande. De hecho la última vez que hable de esto con alguien fue con una amiga que vio el video de la E.A que subí a internet, y sus palabras fueron algo parecido a: creo que esto te está superando, creo que te estás obsesionando con el hecho de tener una enfermedad y creo que deberías de ver a un profesional. No os voy  negar que a día de hoy cuando me viene el recuerdo de aquella conversación me sigue dando mucha rabia y me llena de impotencia, pero no me puedo enfadar con quién no entiende lo que es mi día a dia,porque seguramente si yo a día de hoy no hubiera pasado por lo que he pasado quizás pensaría igual…




 Pensamientos de una joven soñadora que no van a ninguna parte….


Quizás el secreto está en reír cuando se pueda y llorar cuando se necesite….


El Chojin - Ríe Cuando Puedas...
...no obcecarse con los objetivos, tratar de relajarse y vivir algo más tranquilo...
Posted by El Chojin on Jueves, 19 de noviembre de 2015


                         Anquilosos ,he vuelto.


                               ROSA