domingo, 4 de junio de 2017

Maldito tendón de un tal Aquiles

“Paciencia y actitud amigos, esa es la clave para mantenernos fuertes ante cualquier obstáculo ”J.

Hace dos días os contaba que me levante con el tendón de Aquiles del pie izquierdo muy inflamado y bastante dolorido.     
Cuando iba al instituto (en mis tiempos mozos) me lesione el pie izquierdo jugando al futbol, sé que os he dicho que el deporte y yo antes no íbamos cogidos de la mano, pero esta fué una de esas venadas que te dan…y bueno, la gracia desencadeno en un esguince de ligamentos por tres sitios distintos…ahí es ná. 
La cosa es que estuve 6 meses con muletas y con una recuperación bastante complicada, más que nada porque a medida que pasaba el tiempo me iban saliendo mas lesiones, hasta el punto de que me tendón de Aquiles estuvo a puntito de romperse. Mucha inflamación y mucho dolor, aunque el recuerdo 
ya queda lejos.

Tiempo después (más o menos 5 años) volví a recaer de parte de esa lesión, empezando con una metatarsalgia, fascitis plantar y tendiditis en el tendón de Aquiles. Duró casi un año, y de ese sí que me quedan recuerdos horribles. Pasé por 4 rehabilitaciones distintas, ya que en la seguridad social, me daban sesiones de 15 días y me daban el alta, cuando iba a revisión con la traumatóloga y me veía, me volvía a mandar de nuevo a rehabilitación…claro entre que me daban cita con el trauma y ésta me mandaba a la fisio, pasaban meses….en el trabajo, al estar de pie, lo pasaba fatal, cada media hora tenía que sentarme en un probador para descalzarme y que me descansara un poco el pie. Todavía no quiero ni pensar en la cantidad de dinero que me deje en plantillas zapatos ortopédicos, cremas, pastillas, tobilleras, cremas…el impacto económico que supone tener una lesión de larga duración con varios tratamientos es una pasada, al menos en mi caso. Estuve de baja varios meses, pasé por las famosas infiltraciones que muchos seguramente conozcáis y que no duelen, si no que te matan en vida (fijaros si tengo buen recuerdo...). La lesión parecía no querer irse nunca, y mi paciencia iba menguando a medida que pasaban los días.


Poco a poco fue remitiendo (pasado casi un año…) debido a la inflamación el hueso del talón se me deformó  aunque tengo que admitir  que no me importa ,estéticamente no se nota mucho y no me ocasiona ningún problema a la hora de calzarme y demás, así que… pasando.
Pues bien, tiempo después ha vuelto a aparecer….y aunque ahora sé cómo tratarla y a lo que me enfrento, no puedo evitar sentirme cabreada.
 Es pesada, muy dolorosa, y muy invalidante, enserio preferiría una y mil veces tener una tendinitis en la mano antes que en un pie, y más en ese tendón que es tan puñetero.
 Llega el verano, el tiempo para poder salir más de casa y hacer rutas, escapadas a la playa, o planes por la noche….¿y me tiene que aparecer ahora???¡¡¡Mira, me cago en to!!!!!


Bueno, pues SUPONGO que no me queda OTRA que tener PACIENCIA (cosa que casi no tengo, ni yo ni nadie que sufre una enfermedad crónica, nótese la ironía...) y apechugar…puede que dure poco, puede que me tire un año muy majo, o puede que al final no sea para tanto (algo que espero enormemente)
No sabemos cómo va a reaccionar nuestro cuerpo con este tipo de cosas, tenemos la “ suerte” de tener una enfermedad inflamatoria que va a su bola y es independentista…así que… de momento el hielo y los tens logran calmar el dolor por la noche, aunque llegue a casa sin tobillo L
Paciencia y actitud amigos, esa es la clave para mantenernos fuertes ante cualquier obstáculoJ.

Os deseo que paséis muy buen fin de semana. Un besazo enorme y mucha ¡¡¡anquilopower!!!

jueves, 23 de marzo de 2017

16/03/2017

Rendirse siempre parece la mejor opción 

Pero no nos confundamos,no es la mejor sino la mas cómoda.Así que no se puede considerar una opción,lo cómodo no es  siempre lo correcto.

He vuelto a recaer.

Dos años después,vuelvo a escribir palabra parecidas a las que ya escribí.Vuelvo a estar en una cama sin apenas poder moverme,sin que mis piernas funcionen del todo bien,y mi espalda irradie dolor.Pero esta vez tengo la cabeza fría,sé a lo que me enfrento,conozco la sensación de agobio y de soledad que vendrán a hacerme una visita de vez en cuando,sé como son los pensamientos que pasearan por mi cabeza los días que este peor...todo eso ya lo conozco,y tengo armas para poder enfrentarlos,los recuerdos pueden ser grandes aliados en muchas ocasiones,pues nada dura eternamente,y mi estado por mucho que decida quedarse conmigo,tarde o temprano se marchará.

Tengo que reconocer que es duro verse así,sin apenas poder moverte y sentirte impedido,cuando hace apenas unos meses estabas haciendo metros y metros en una piscina sin parar.Pero como he dicho antes,nada dura para siempre.

Lo facil sería tirar la toalla,aceptar que cada dos por tres voy a estar así,y que todos mis esfuerzos van a ser en vano,que tengo una enfermedad que por mucho que luche contra ella no tiene ni cura ni solución,que estoy limitada por todos lados y jamas poder hacer una vida normal como la de cualquier persona....bueno,eso seria lo fácil ¿no? pero,¿acaso es posible seguir viviendo pensando así?¿ acaso se puede ser feliz con ese pensamiento diario en la cabeza?no,en absoluto,es imposible.Ahí es cuando aparece lo difícil,la lucha,tanto física como mental,combatir con nuestro espíritu luchador,querer y poder aunque parezca imposible,superarnos día tras día,aunque el reto sea subir una escalera,reír aun cuando por dentro sintamos que morimos,seguir caminando pese a los obstáculos que diariamente nos encontramos.....eso es lo difícil,y a eso es a lo que nos enfrentamos diariamente.

Nunca se nos puede olvidar que somos guerreros,que estamos en una lucha diaria,y que nuestro enemigo tiene multitud de armas con las que atacarnos.Unas veces vencerá,otras,la gran mayoría,saldremos victoriosos.Pero JAMÁS debemos de tirar la toalla,por que hasta de las batallas perdidas aprendemos cosas que nos hacen ser más fuertes.

Un tal Pablo Reaz nos hizo ver que la vida es hermosa,aun cuando para el parecía estar todo perdido,y razón no le faltaba.

Venga lo que venga,lo que sea,desde lo más pequeño hasta lo más grande,le haremos frente.Lo que sea.


                               16/03/2017















domingo, 5 de marzo de 2017

Paciencia,el mayor medicamento.






"Tenemos que ser pacientes con nosotros mismos"






Pues sí,dicen que la paciencia es una virtud y razón no le falta la verdad, tenemos una enfermedad que no sabemos por donde va a salir, una enfermedad cambiante en muchos aspectos,y en ocasiones, en miles de ocasiones digerir esto se nos hace extremadamente difícil. Es lógico y normal, nos adaptamos y acomodamos a nuestra zona de confort y vernos en la obligación de salir de ella se nos hace un mundo. Es por ello que cuando somos diagnosticados con alguna enfermedad de este tipo, en el que el cambio de vida a una más saludable es obligatorio, nos encontramos con que tenemos que volver a reeducarnos, volver a empezar de cero, coger hábitos y costumbres nuevas que en ocasiones no nos gustan.Todo esto es un proceso complicado,nadie cambia de vida de la noche a la mañana sin esfuerzo y sin que le cueste,es por eso que necesitamos ser extremadamente pacientes con nosotros mismos.

Veréis cuando a mi me diagnosticaron la Espondilitis anquilosante (y ya va camino de los 3 años) no pensé en lo mucho que tendría que cambiar mi vida .Yo era fumadora,y clienta habitual de los establecimientos de comida basura,y el único deporte que practicaba era el zaping en el sofá de mi casa.Jamás me propuse ninguna meta y veía la vida pasar sin disfrutarla de verdad.Pero a raíz de salir de aquella consulta, algo hizo "click" en mi cabeza. Fuí consciente de lo que la E.A estaba haciendo a mi cuerpo,de como me estaba modificando poco a poco y en ocasiones sigilosamente.
El mes que viene hace 3 años, y nada tiene que ver con lo que hubo entonces. Pero hay algo que por mucho que lo intente ocultar es imposible.Mi ANSIA.
¿No os ha pasado? cuando estamos en pleno brote,esos días en lo que nos cuesta horrores levantarnos y arrancar por la mañana,arrastramos durante todo el día el pesar del dolor,y por mas pastillas que nos tomemos sabemos que nos acompañará durante la noche también. Pero ahí no queda la cosa,por que cuando nos metemos en la cama después de habernos tomado nuestra dosis de medicamentos para al menos intentar sosegar un poco el dolor, pensamos en  que mañana será otro día y el dolor habrá desaparecido para entonces, pero amanecemos igual o si cabe, peor. Es entonces cuando entramos en un bucle en el que damos toda la importancia de nuestro día a día al DOLOR.

Permitirme que haga una pequeña reflexión sobre esto,desde mi opinión.
Me considero novata todavía,aunque diagnosticada desde hace solo 3 años llevo conviviendo con ella desde los 15, y nunca antes el dolor a pesado más que mi día a día.Para mi tener dolor siempre ha formado parte de mi vida,y no le daba más importancia de la que tenía.En mi caso, la E.A se manifestaba en forma de ciáticas que en muchas ocasiones me impedían andar con normalidad. Ahora a esos dolores les pongo nombre (brotes) y les pongo "solución" (arcoxia,manta de calor,tens,baños de agua caliente...).
Pero fue cuando en abril del 2015 cuando eso a lo que no le daba mayor importancia cobró la que realmente tenía,le pusieron nombre,le pusieron fecha de inicio,y sello,con el que marcar un historial para siempre. Desde ahí, le empecé a dar importancia al dolor, a que controlara mi día a día, mis estados de ánimo,mi calendario...todo. Dejé que el dolor tomara posesión de mi vida, y eso amigos,es el MAYOR ERROR que podemos cometer. Es normal que en esos días en los que nos levantamos mal nuestro ánimo decaiga un poco, pero eh, la mente tiene que estar en su sitio y fuerte, no decaer. Acordarse de los momentos en lo que no tenemos dolor, saber que es algo pasajero que puede durar más o menos tiempo nos ayudará. Tomarnos un  momento y decir "vale, hoy me he levantado un poco mal, pero esto no va a condicionar mi día, pies en el suelo,sonrisa en la cara y a comerme el mundo"
Es por eso que el ansia de querer encontrarnos bien  rápidamente sin tener que aguantar días de dolor no nos hace ningún favor, no nos podemos resignar ante él, claro que no, pero el no comprender esa etapa, el no ser comprensivos con nuestra situación,creo que empeora las cosas. Por eso insisto tanto en tener cada poco un tiempo de reflexión, el tiempo necesario para poder volver a coger las riendas de nuestra vida con fuerza.
Que paremos a descansar no nos hace mas débiles,por que con cada impulso que damos después de coger fuerzas, llegamos aun más lejos.


Si a ti te han diagnosticado E.A hace poco espero que esto te sirva de ayuda, pues es un camino complicado, pero no imposible.Cuando te encentres en esos días de tanto dolor, te animo a que te sientes un ratito en el sofá,con una taza de te,y pienses en esta reflexión. Piensa en lo fuerte y especial que eres, tomate ese tiempo para poner las cosas en cada sitio y para preparar tu impulso de nuevo :)




lunes, 30 de enero de 2017

Revisión con el reuma



"Que no quiera el biológico no significa que no lo necesite".

A veces las cosas no salen como queremos, llevamos un idea clara de como sucederán los acontecimientos y de repente te das de bruces con ello.

El pasado mes de noviembre tuve cita con el reumatologo. Si bien es cierto que lo que tengo ahora son consultas rutinarias para ver mi seguimiento, no me espero que me diga algo nuevo la verdad. Después de ponerme un ultimátum sobre una posible recaída de uveitis y dejarme claro que de ser así tendría que volver al biológico me gustase o no, la cita de hoy no dejaba opción alguna a que así fuera.

Llevaba desde julio con un brote que parecía no querer irse nunca (por suerte a mediados de octubre empezó a  remitir) pero ni rastro de ningún signo de uveitis así que por el momento el biológico quedaba descartado.

Días antes de ir a consulta pienso mucho en como me encuentro,intento ser sincera conmigo misma.Que no quiera el biologico no significa que no lo necesite. He estado muy fastidiada, las ultimas semanas antes de las analíticas para el reuma, notaba ya esa rigidez tan horrible que me impedía estirarme y moverme con facilidad, las mañanas eran horrorosas, y las noches parecían eternas.

Conozco mi cuerpo, y esa sensación de rigidez me resultaba demasiado familiar como para no darme cuenta de que algo no marchaba bien, así que cuando me hice las analiticas era consciente de que no saldrían del todo bien. En cambio un par  mde días después de sacarme sangre note una mejoría increíble.

Como casi siempre que me pasa intento no pensar en lo que me va a decir el reuma,por que básicamente no se como pueden salir los resultados de las pruebas,así que voy con pies de plomo.

Cuando entre en la consulta me fije que tenia en la mesa desplegados unos folios,no pensé que fueran míos, pero si, eran los resultados de mi analítica

-Rosa ¿que tal como estas?

- Pues bien algún achaque que otro pero bien

-¿si? ¿te encuentras bien? 

- Si si

-Bueno,la resonancia ha salido bien eh,hay inflamación, nada importante.Pero las analíticas no dicen lo mismo

- ¿A no?

-No. Cuéntame como han sido estos últimos meses...


Menos mal que me esperaba algo así, es más cuando que voy a verle no se por que pienso en que me va a decir que las analíticas están mal.Supongo que desde aquella vez que me diagnosticaron la espondilitis anquilosante, soy mas precavida con adelantarme a los acontecimientos.

Las analíticas salieron mal,ha vuelto la inflamación y eso es signo de que la enfermedad esta en activo y avanzando.Unos meses atrás podría entenderlo,ya que el ultimo brote me duro desde julio hasta octubre,si amigos,4 meses de dolor que por poco acaban con el sueño de poder nadar en mi pueblo,donde un día me levantaba con un pequeño dolor y al otro parecía que me hubiera atropellado un camión. Fueron 4 meses en los que tuve que hacer un parón en mi vida por que la enfermedad me comía por completo,donde la moral quedo hecha añicos y me costaba dar hasta los buenos día.Fueron meses muy duros en la que la EA me puso a prueba.Pero ahora me encontraba bien,no tenia apenas dolor,y convivía con las pequeñas molestias que me pudiera acompañar,no tenia esos dolores tan fuertes,ni esos pinzamientos en las piernas,y mentalmente me encontraba muy fuerte.

Después de eso todo transcurrió como mas o menos imaginaba,me dijo algo así como que ahora comenzaba una cuenta atrás,ya que las analíticas empezaban a salir mal y por lo tanto los brotes serían mas fuertes y la enfermedad seguiría su curso.Hablamos de lo que influía el no ir a nadar durante tanto tiempo y la posibilidad de aplazar el biológico un poco hasta comprobar que con los entrenamientos no vuelvo a recaer.

-En marzo tienes que volver, pero, si ves que antes de la fecha no te encuentras bien, tienes más cuadros de inflamación o aparece uveitis, vienes antes con las analíticas hechas y volvemos con el biológico, no hay mas rosa, la única manera de frenar la espondilitis es con el biológico.

-Supongo que no me queda otra opción

-He mantenido tu decisión de no administrártelo por que con la natación habías mejorado y las analíticas salían bien, pero ahora...

-Si,si lo entiendo.


Pues como siempre me pasa, salgo de aquella consulta con una mezcla de sentimientos que mete miedo. Por un lado salgo algo decepcionada por que por mucho que yo lo intente los brotes no es algo que yo pueda "controlar" y obviamente encontrarse mal a nadie le gusta.Pero por otro lado salgo motivada,con ganas de volver  mi piscina y a mis ejercicios,con muchas ganas de volver al blog y las redes sociales,y por supuesto a esforzarme por conseguir mis retos.

Nunca sabes lo que va a ocurrir mañana, por eso hay que aprovechar el día a día y luchar por ser feliz.Puede que mis intentos por estar físicamente fuerte no me valgan de nada y que dentro de poco tenga que volver a consulta para pedirle que me recete el biológico, pero hasta que no llegue ese día, lucharé por estar bien por dentro y por fuera ;)


miércoles, 30 de noviembre de 2016

Tiempo limitado

Muy buenas a todos y a todas, ya tenía ganas de volver a escribir algo aunque fuera breve.
Se acercan (por no decir que ya las tengo encima) las peores fechas del año, si ,esas en las que nos volvemos locos comprando regalos, cogemos 2 o 3 kilos más y tenemos que esperar colas kilométricas en las tiendas y supermercados, si amig@s....ya están aquí ...


Para alguien como yo los meses de noviembre-diciembre y enero son meses de agotamiento excesivo que parecen no terminar nunca. Como ya os he comentado alguna vez trabajo en el comercio, en unos grandes almacenes. Desde que me diagnosticaron la Espondilitis Anquilosante nunca he tenido problema a la hora de poder sentarme si lo necesitaba o de tomarme un pequeño descanso. Siempre me han ayudado en todo lo que he necesitado, y cuando me tocaba ir un lado para otro con médicos jamás me han puesto una pega. Mis compañeros siempre me ayudan en todo lo posible y me preguntan una y otra vez  como me encuentro,si estoy bien o si me duele algo.Es por eso que tengo que reconocer que en el trabajo he tenido una grandísima suerte de estar tan bien rodeada y tan bien cuidada.Pero cuando llegan estas fechas me pongo a temblar. El trabajo se multiplica por 10, el cansancio por 20 y el estrés por 30.
Intentar acabar la campaña de navidad y las rebajas de una sola pieza es todo un reto, por eso la importancia de encontrarme fuerte para hacerles cara.
Sé que llevo sin dar señales de vida un tiempo, y que no he vuelto a grabar ningún vídeo desde la presentación de caminos anquilosados en youtube, pero creerme, llego a casa casi a las 10:30 de la noche y en lo único que pienso es en ducharme y meterme en la cama.
La arcoxia está siendo mi salvación estos días, y la mantita eléctrica me ayuda a calamar el dolor lumbar que de vez en cuando me da (bendita mantita electrica).

No me olvido de vosotros, y tengo pendiente escribir la entrada en el blog sobre la ultima cita con el reumatologo (que no fue tan bien como me esperaba por cierto) pero espero que comprendáis que ahora me es casi imposible, después de unas ajetreadas navidades me vienen unas locas rebajas, y la vida no me da pa´ más.

Prontito estaré de vuelta, lo prometo ;)

Os mando un besote grandote y mucha #anquilopower

Rosa.